Bienvenidos a Madrid Información práctica Servicios turísticos
Visitando Madrid Visitando alrededores Transportes Historia Fotos
Hoteles Hostales Apartamentos
 

Visitando
Madrid

Ruta de los artistas El Madrid Borbónico Ruta de los monarcas El Madrid natural
Ruta de los museos Para distraerse Rincones con encanto El Madrid de los 2 últimos s.
  
   

Ruta de los artistas


Historia  


Madrid, como capital de España y ciudad europea de primera línea, ha sido, durante años, centro de reunión de artistas y escritores. Sobre todo a partir del siglo XIX, Madrid se convierte en uno de los centros culturales más importantes de Europa donde se reúnen artistas y literatos de todo el mundo.

Durante el siglo XIX, en un ambiente de máxima pobreza se despierta el ingenio de nuestros artistas, se viven tiempos de dificultades económicas, de enfermedades y de hambre, pero la productividad intelectual es máxima en la época.

El siglo XX comienza con un apogeo cultural máximo, las reuniones en los cafés de la capital son habituales para los eruditos; la prosperidad y el crecimiento de la ciudad se hacen latentes con la construcción de diversos edificios.

Tras muchos cambios de gobierno, un golpe de Estado y la proclamación de la II República, estalla la Guerra civil. Muchos escritores se verán obligados a exiliarse y la actividad cultural de la capital disminuirá.
Al reinstaurarse la monarquía en España, muchos de los exiliados regresan, y la vida ilustrada de la capital se recupera. Actualmente es uno de los más importantes centros culturales del mundo.

 
Ruta  


Hay cuatro puntos que se alejan un poco de la ruta central:

La Ermita de San Antonio de la Florida: Alberga los frescos más importantes de Francisco de Goya, entre ellos el Ciclo de los Milagros de San Antonio, que decora la cúpula, pechinas y crucero, y narra el milagro de San Antonio de Padua en Lisboa resucitando a un muerto para que declarase inocente a su presunto asesino. Los restos mortales de Goya reposan en la Ermita desde 1919.

El Puente de Toledo: Construido por Pedro de Ribera entre 1719 y 1732, se trata de un puente peatonal, que cruza el Manzanares. Antecedido por el puente de Segovia, más grande y más antiguo (siglo XVI), este puente muestra su belleza con discreción.

El parque de la Fuente del Berro: Adquirido en el Siglo XVII por el Duque de Frías y cedido a los Monjes de Montserrat en el XVIII, durante el siglo XX fue escenario de diversas fiestas y celebraciones. En 1941 fue adquirido por el Ayuntamiento de Madrid. Se trata de un Parque ajardinado, salpicado de pequeñas construcciones y de fuentes, cuenta con un estanque con diversos cursos de agua.

Museo Sorolla: Se trata del punto que menos se aleja de la ruta, situado en la que fuera la casa del pintor valenciano, expone su obra y las colecciones que reunió en vida. El museo refleja el ambiente en el que vivió el pintor.

Para la ruta central podría seguirse el siguiente recorrido:

Comenzando por el Cuartel del Conde Duque, construido por Pedro de Ribera para el acuartelamiento de las Compañías Reales de Guardias de Corps bajo el reinado de Felipe V. Los severos muros contrastan con la portada que da entrada al centro cultural en el que se albergan el Archivo Histórico Municipal y la Hemeroteca Municipal.

Siguiendo por la calle de la Princesa se encuentra la Plaza de España, dominada por la Estatua a Cervantes y una escultura de Don Quijote y Sancho Panza.

Catedral de la Almudena

Por la calle Bailén se descubren muchos edificios históricos, que no nos pararemos a visitar en esta ruta, hasta la Iglesia de la Virgen de la Paloma, pequeña construcción que se levanta detrás de la catedral de la Almudena que es un reflejo de la vida en la época de Pérez Galdós.

Continuando por la calle Mayor, y muy cerca de la Puerta del Sol, se encuentra la Plaza de Pontejos, rodeada de pequeñas tiendas con encanto en las que se encuentran los más tradicionales souvenirs.

Siguiendo la calle de Huertas, nos introducimos en pleno siglo de oro, se trata del Barrio de los Literatos o de las Musas, destacan la Casa-Museo de Lope de Vega, el Corral de la Pacheca y el de la Cruz, donde Lope, Tirso de Molina, Cervantes, Quevedo, Calderón, Góngora... estrenaban sus obras teatrales, y el convento de las Trinitarias, donde está enterrado Cervantes.

Al llegar al Paseo del Prado visitaremos el Museo, especialmente las salas de Goya y Velázquez, para hacernos una idea de la sociedad de la época a través de sus pinturas.

Continuando por el Paseo del Prado llegamos a la Plaza de la Cibeles, desde donde giraremos a la Calle de Alcalá para visitar la Real Academia de Bellas Artes, centro de reuniones y tertulias durante el Siglo de Oro y hoy centro cultural de exposiciones, teatro y centro de conferencias. También se suelen celebrar fiestas entre sus muros, o se puede tomar un café en su "pecera".

Biblioteca Nacional

Volviendo al Paseo de Recoletos alcanzaremos la Biblioteca Nacional, cuyo exterior merece la pena ser visto aunque no sea posible la entrada a sus salas, en las que se recoge el más importante fondo documental del país.

Girando por la Plaza de Colón se alcanza la Plaza de las Salesas Reales, donde se levanta la Iglesia del mismo nombre, del tiempo de los Borbones, esta iglesia conserva un notable número de pinturas, esculturas y sepulcros.

Como fin de la visita tomaremos el Museo Municipal, al que llegaremos por la Calle de Mejía Lequerica. Fue otra de las obras de Pedro de Ribera, situado en el antiguo Hospicio de San Fernando, aún conserva la capilla con los sepulcros de Beatriz Galindo y su esposo y un lienzo de Lucas Jordán. Se trata del mejor museo para conocer la historia de Madrid, cuenta con una maqueta de la ciudad de 1830, realizada por León Gil Palacio.

 
   
Error processing SSI file