Bienvenidos a Madrid Información práctica Servicios turísticos
Visitando Madrid Visitando alrededores Transportes Historia Fotos
Hoteles Hostales Apartamentos
 

Historia
de Madrid

     

 

 

Al abrigo de la Cordillera central y de los montes de Toledo, la capital de España se sitúa en el centro de la Península Ibérica. Las dos Castillas rodean sus casi 8.000 km2 y recuerdan un pasado muy cercano en el que formó parte de ellas.

Con un clima mediterráneo continental, cuyas temperaturas medias rondan los 30ºC en verano, y los 5ºC en invierno, los contrastes entre noche y día, sol y sombra y verano e invierno son muy acusados.

Aunque es probable que su historia sea anterior, los demostrables orígenes de Madrid se remontan al S.IX, con la construcción de una muralla (Mayrit) por el emir Muhammad I a orillas del Manzanares. Hasta finales del siglo XI, con la inclusión como territorio ganado a Al-Andalus por Alfonso VI, permaneció a la sombra de la rica cabeza de taifa, Toledo.

En 1110 Madrid cae a la conquista almorávide, a la que sólo resistieron la almudaina (ciudadela rodeada de murallas torreadas) y el alcázar. Con la llegada de Alfonso VI la frontera de la Corona de Castilla es trasladada a Toledo, sin grandes luchas y permitiendo a la sociedad islámica marchar a Al-Andalus para continuar con sus tradiciones. Los almorávides lucharon por defender lo que antes era suyo, consiguieron llegar hasta las tierras del Tajo, pero con la llegada de Alfonso VII –nieto de Alfonso VI- al trono, la rendición se produjo poco a poco, no hubo grandes pérdidas de edificios y la sociedad islámica permaneció en Madrid.

En 1118 se dicta el primer fuero de Madrid, el mismo que se otorgase en 1085 a Toledo, y que reglamentaba una sociedad eminentemente agraria, que evoluciona a urbana como se demuestra en el fuero dictado por Alfonso VIII en 1202. También se creó el Concejo, que llegó a tener tanto peso en la sociedad castellana que incluso envió un grupo de madrileños a las Navas de Tolosa para apoyar a Alfonso VIII en su lucha contra los almohades.

A lo largo de los siglos XIV y XV se dan en Castilla múltiples conflictos por la oposición de la Corona a la sociedad nobiliaria tradicional, la cual, era contraria a la consolidación de un gobierno centralizado, más fuerte, que le hiciese perder sus privilegios. Los mayores conflictos se remontan a mediados del siglo XIV, con el enfrentamiento por el poder real de Pedro I y su hermano Enrique de Trastámara, al ser entregado, varias veces, el Alcázar a Enrique por traición interna. Cuando obtuvo la Corona, tras el asesinato de Pedro, tomó represalias contra los partidarios de este, arrebatándoles Barajas, Cobeña y Alcobendas, que pasaron a manos de los Mendoza.

A partir de esta época (siglo XIV) Madrid pasó a ser una de las residencias favoritas de los reyes y comenzaron a celebrarse Cortes con cierta frecuencia. No obstante, durante la segunda mitad del siglo la peste negra asoló la ciudad.

Durante el enfrentamiento de Isabel la Católica con su sobrina Juana la Beltraneja, Madrid se inclinó por esta, debido a la predilección de su padre (Enrique IV) por la ciudad, aunque tras la victoria de Toro (1476) apoyaron a Isabel en diferentes empresas.

Tras la muerte de Isabel se produjeron nuevos conflictos sucesorios: primero entre Fernando y su hija Juana, después, a la muerte de Felipe de Austria (marido de Juana) el poder se lo disputaron Carlos (hijo de Juana y Felipe) y su abuelo, Fernando. Estos conflictos acabaron a la muerte del Católico, pero el pueblo de Madrid se levantó, en la revuelta comunera, contra Carlos, que había reunido la corona Castellano-Aragonesa, y a la muerte de su abuelo, Maximiliano de Austria, pretendía el Imperio Alemán. Decapitados los líderes Padilla, Bravo y Maldonado, Madrid acoge al nuevo rey.

Al abdicar Carlos I sube al trono Felipe II, que en 1561 establecerá la capital del reino en Madrid, y que sólo dejará de serlo durante el corto periodo (1601-1606) en que Felipe III la trasladó a Valladolid. Durante este periodo se vive el "Siglo de Oro" en España, florecen las artes y las letras (Ribera, el Greco, Velázquez, Tirso de Molina, Santa Teresa de Jesús...), se construye el Monasterio del Escorial como residencia real, sin embargo, Madrid aún estaba lejos de parecerse a las más importantes capitales europeas de la época: su población sólo vivía de ser Corte.

Tras la Guerra de Sucesión, en 1706 hereda el trono de España el primer Borbón: Felipe V, que se encuentra con una capital en un estado lamentable, se construyen nuevos palacios para intentar embellecerla (Aranjuez, Palacio Real), sin embargo, Madrid no tomará la distinción de una auténtica capital de reino hasta que Carlos III (1716-1788) modificara urbanísticamente la ciudad.

Durante el reinado de Carlos III se produjo el Motín de Esquilache, revuelta popular contra las medidas tomadas contra la delincuencia, que consistían en recortar capas y apuntar sombreros. El pueblo de Madrid se enfrentó a la guardia galona al grito de: "Muera Esquilache, Viva el Rey". La popularidad de este rey en Madrid hizo afirmar en la época que "el mejor alcalde, el Rey".

Al heredar el trono Carlos IV, el pueblo de Madrid se subleva. El gobierno estaba en manos del primer ministro, Godoy, que cae en el Motín de Aranjuez, impulsado por la conspiración del Príncipe, Fernando VII contra su padre. El Rey abdica tras el Motín, pero el reinado de Fernando dura poco, ya que en Mayo del mismo año (1808) las tropas napoleónicas entraron en Madrid y secuestraron al rey y tras una heroica rebelión del pueblo, el 3 de Mayo fusilaron a sus principales líderes.

Al terminar la Guerra de la Independencia (1814), tras muchas guerrillas del pueblo español contra el ejército francés, Fernando VII, el Deseado, regresa al trono. Sólo seis años permanece en el poder, tras diversos pronunciamientos militares, culminados por el de Riego, en el que el general se sublevó e hizo que el Rey jurase la Constitución ante las Cortes, triunfan los liberales.

Durante años el poder alternó entre absolutistas y liberales, hasta que en 1833 heredó el trono Isabel II, que reinó en un ambiente crispado de enfrentamientos, revueltas políticas y levantamientos y que concluyó (1870) con la revolución del frente popular encabezado por Prim, la cual tenía como objetivo destronar a la dinastía de los Borbón. Un dato muy importante en la historia de Madrid ocurrido durante el reinado de Isabel, fue la Desamortización de Mendizábal, ya que transformó la fisonomía ciudadana y significó cuantiosas inversiones, se perdieron gran parte de los edificios religiosos de la ciudad y se crearon barrios enteros de viviendas.

En 1873 se proclamó la Primera República, que tan sólo duró dos años. En 1875 se consiguió la verdadera estabilidad del reino con la proclamación como rey de Alfonso XII, además, se creó en Madrid la Institución Libre de Enseñanza y el Partido Socialista.

A la muerte de Alfonso XII, y tras un periodo de regencia, heredó el trono Alfonso XIII que continúo fomentando el desarrollo de la ciudad de Madrid. La pérdida de los últimos territorios coloniales dio origen a la Generación literaria del 98.

Las diferencias sociales existentes entre los habitantes de la capital se acentuaron, la clase obrera adoptó tendencias marxistas. Madrid fue escenario de los acontecimientos que dieron lugar a una revolución social, a una dictadura y al comienzo de la Segunda República.

Durante la Guerra Civil (1936-1939) Madrid fue una de las ciudades más afectadas. Sus barrios y pueblos se convirtieron en un auténtico campo de batalla dejándolo todo completamente asolado. Se vivió pues, una posguerra llena de privaciones y hambre. A pesar de esto, Madrid crece, un masivo éxodo de otros lugares la invade y con ello aumentan los problemas sociales. El General Franco pretende convertir Madrid en una Ciudad industrial, construyendo fábricas y provocando con ello una inmigración aún mayor. Es señalable para la historia de Madrid el atentado al presidente del Gobierno en 1973, Luis Carrero Blanco, en la calle de Claudio Coello.

A la muerte de Franco (1975) se reinstaura la monarquía en la figura de Juan Carlos I, que bajo un marco de democracia, rige una nueva etapa para España. El 19 de abril de 1979 se constituye el primer Ayuntamiento de Madrid votado por los ciudadanos, teniendo como alcalde a Enrique Tierno Galván, que engrandeció culturalmente la ciudad.

En 1992 Madrid se convirtió en Capital Cultural de Europa y se completó la red de autopistas que unen Madrid con el resto de la península.

Actualmente el presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid es Alberto Ruiz Gallardón, y el alcalde de Madrid José María Alvárez del Manzano.