Bienvenidos a Madrid Información práctica Servicios turísticos
Visitando Madrid Visitando alrededores Transportes Historia Fotos
Hoteles Hostales Apartamentos
 

Visitando alrededores

Aranjuez-Chinchón Ruta por Segovia Alcalá de Henares
El Escorial Toledo Valle de los Caídos
Para distraerse
  
   

Alcalá de Henares


Introducción  


Ciudad universitaria, cuna de Cervantes, de la gramática de Nebrija, Alcalá de Henares ha sido romana, árabe, cristiana desde la Edad Media y patria de la cultura desde siempre.

En el siglo I a.C. los romanos fundaron Complutum sobre la antigua Iplacea, a orillas del Henares, en el siglo VIII fue ocupada por los árabes que fundaron Al-Kala-Hen-Har (el castillo), en 1129 fue conquistada por Alfonso VII, convertida en Ciudad Universitaria en el siglo XVI por el Cardenal Cisneros, perdió importancia en el siglo XIX al trasladarse su universidad (Complutense) a Madrid.

Alcalá de Henares ha sido recientemente nombrada Ciudad Patrimonio de la Humanidad, su inmenso patrimonio está siendo recuperado y ha pasado de la etapa en la que sólo fue ciudad dormitorio junto a Madrid.


 
Ruta  


Entrando a Alcalá por la antigua carretera N-II, a la derecha de la misma se encuentra la antigua muralla, que cercaba el recinto medieval de la ciudad. En el recinto amurallado se abren dos puertas: la Puerta de Madrid, sustituida en 1778 por una sobria construcción de piedra de estilo neoclásico y la de Burgos, incorporada hoy al Monasterio de las Bernardas.

Junto a la muralla, sumándose al recorrido de este, encontramos el Museo de esculturas al aire libre, que reúne obras de los más diversos autores, estilos y materiales.

Siguiendo el curso de la Muralla desde la Puerta de Madrid llegamos al Palacio Arzobispal, excepcional muestra de la arquitectura de los siglos XIV y XV que desgraciadamente fue doblemente destruido, durante la Guerra Civil y tras un terrible incendio en agosto de 1939, que no sólo acabó con gran parte del monumento si no que también arrasó con la documentación que en el se conservaba como Archivo Municipal del Reino.

En la portada del Palacio destaca el escudo del Cardenal Infante Luis Alfonso de Borbón, que sustituyó al de Carlos I en el siglo XVIII, a los lados de este hay dos escudos del Cardenal Fonseca. La parte alta de la fachada está rematada con una galería de arcos.

Junto al Palacio se encuentra el monasterio cisterciense de las Bernardas, que cuenta con una iglesia de estilo manierista realizada por Juan Gómez de Mora. La fachada está realizada en ladrillo que contrasta con la decoración en piedra. Pero lo realmente original se encuentra en el interior, con una cúpula elíptica, rodeada por cuatro capillas también elípticas, que se alternan con otras tres rectangulares. La decoración pictórica de la iglesia es también destacable, especialmente el retablo del altar, obra de Angelo Nardi.

Atravesando la Plaza del Palacio encontramos la Casa de la Entrevista, conmemoración del primer encuentro de Colón con la reina Isabel, que tuvo lugar en el Palacio Arzobispal. Alberga la Biblioteca Iberoamericana y una sala de exposiciones temporales.

Siguiendo recto por la calle de San Juan y tras atravesar la Plaza de los Santos Niños, encontramos la Catedral Magistral, auténtica joya de la arquitectura complutense. La Catedral se levanta en el lugar donde los Santos Niños, Justo y Pastor fueron enterrados tras su decapitación por orden de Daciano en el año 304. Fue mandada construir entre 1497 y 1516 por el Cardenal Cisneros en el lugar en que se levantaba anteriormente una pequeña parroquia, que fue creciendo.

La portada principal de la iglesia es de estilo gótico, con escudos y el típico cordón franciscano. Junto a esta fachada se alza la alta torre que alberga el campanario.

En el interior está dividida en tres amplias naves, la central cubierta con bóvedas de terceletes y las laterales con bóvedas de crucería, que se comunican mediante una girola poligonal. Destacables son las rejas, preciosas, con decoración vegetal que datan de 1509. Bajo el presbiterio se encuentra la cripta de los Santos Niños.

En la nave de la Epístola se abren varias capillas, empezando por la del Cristo de la Agonía, la de Santa María la Rica, la de San Diego de Alcalá, la de la Virgen del Val, patrona de Alcalá y, por último, la portada de acceso a la parroquia de San Pedro.

Saliendo de la Magistral nos dirigimos a la calle Mayor, ancha y porticada de origen medieval que siempre ha sido el núcleo comercial de la zona centro, y el lugar donde la mayor parte de los alcalaínos prefieren para sus paseos urbanos, ya que es peatonal. Además de las muchas casas con encanto que el viajero podrá descubrir, en la calle Mayor encontramos monumentos como el Hospital de Antezana, conocido como el Hospitalillo, junto a él se encuentra la Casa-Museo de Cervantes, construida en el lugar donde se cree que el famoso escritor nació.

Al final de la calle Mayor se encuentra la Plaza de Cervantes, se trata del centro urbano de Alcalá, lugar de reunión e inicio de muchas excursiones turísticas. La plaza sólo está porticada por dos de sus laterales, ya que se trataba de la frontera entre la ciudad y el barrio universitario. Junto a la Plaza, en el Callejón de santa María se encuentra la Oficina de Turismo.

Desde la Plaza se pueden observar diversos monumentos: el Círculo de contribuyentes, combinación de estilo tradicional alcalaíno y renovador realizado en ladrillo y con dos terrazas exteriores, la Capilla del Oidor, monumento destruido durante la Guerra Civil, de él sólo se conserva la Torre de Santa María y parte de la capilla donde se conserva una reproducción, fabricada con algunos de los fragmentos originales, de la pila bautismal de Cervantes, el Ayuntamiento, antiguo Colegio de San Carlos Borromeo o "de Agonizantes", y el Teatro Cervantes, que si bien desde fuera apenas se distingue por encontrarse camuflado entre las arquerías, es un monumento único, antiguo Corral de Comedias de los Zapateros, conserva su planta de herradura y ha servido como instrumento para conocer mejor los corrales de comedias del Siglo de Oro.

En la plaza también encontramos el Monumento a Cervantes, de bronce, data del año 1879, los relieves del pedestal, del Quijote, son actuales (1994) y el quiosco de música.

Muy cerca de la Plaza encontramos la Universidad Cisneriana, auténtico emblema de Alcalá: Con una preciosa fachada renacentista, dirigida por Rodrigo Gil de Hontañón, se trata de un edificio armonioso y original.

Traspasando la fachada se accede al Patio de Santo Tomás de Villanueva, primer alumno de al Universidad en ser elevado a los altares. Se trata de un patio de estilo herreriano con tres cuerpos de arcos sustentados por columnas. Tras este Patio encontramos el Patio de los Filósofos, hoy convertido en jardín. Por último encontramos el Patio Trilingüe, claustro del colegio del mismo nombre, y que era así llamado porque se impartían estudios de hebreo, latín y griego.

Desde el claustro se accede al Paraninfo, preciosa sala en la que se combinan el estilo hispano-musulmán con otros estilos arquitectónicos. Especial mención merece el artesonado del techo, de estilo mudéjar, con "lacería a seis".

Aunque muchos son los monumentos y la belleza de Alcalá que nos queda por descubrir hemos de finalizar la visita, no sin antes descubrir un último edificio: el Palacete Laredo, situado en el Paseo de la Estación, es obra de Manuel Laredo, uno de los más ilustres hijos de Alcalá, que también fue alcalde. Del Palacio destaca la Torre del reloj rematada con una cúpula de escamas en cerámica verde y blanca.

En el interior las salas están decoradas según diferentes estilos y de las que destaca la que da a la fachada por su artesonado.

Cada rincón de Alcalá tiene más que conocer y que vivir, recomendamos una visita con más calma y con unos ojos muy abiertos a cada detalle que la Villa Complutense ofrece.